Noticias del mundo

Detectar y catalogar vida inteligente en otros mundos mediante la huella climática de su tecnología

Alguno de los planetas que van descubriéndose a gran ritmo desde hace unos años podría albergar vida, e incluso seres inteligentes con tecnología avanzada. En las hipótesis sobre qué características podrían tener las civilizaciones alienígenas se viene empleando desde hace varias décadas una escala basada en la cantidad de energía que los habitantes de un planeta serían capaces de aprovechar.

Esa escala es la de Kardashev. Su nombre deriva del de Nikolai Kardashev (Nikolái Kardashov), astrofísico ruso que comenzó a hacerse famoso en la década de 1960 por sus investigaciones pioneras sobre búsqueda de señales inteligentes extraterrestres. La escala utiliza el uso de energía como indicador clave del grado de progreso tecnológico de una civilización, y clasifica a las hipotéticas civilizaciones del universo en una de tres categorías:

  • Una civilización de Tipo 1, todavía un objetivo distante para la Tierra, utiliza toda la energía que llega a su planeta procedente de su estrella anfitriona (en nuestro caso, el Sol).
  • Una civilización de Tipo 2 es capaz de usar toda la energía emitida por su estrella y sistema planetario.
  • Una civilización superavanzada, de Tipo 3, es capaz de aprovechar toda la energía de su galaxia.
  • La escala de Kardashev se ha mantenido durante décadas como un sistema de clasificación o patrón estándar a la hora de especular sobre “exocivilizaciones”. No tiene en cuenta, sin embargo, cómo una civilización afecta a su vez a su planeta cuando recolecta y usa energía.

Si desea leer la nota completa ingrese aquí.